[Crónica exprés] HAMLET – Alicante, 16/01/2016

HAMLET01Últimamente he escuchado mucho eso de que nos hemos quedado sin mitos: Es mentira. Los tenemos, y muy cerca. Que les demos su sitio, es otro cantar. Lo que viene a continuación es una reedición de unas palabras que escribí espontáneamente en mi muro de Facebook después de mi último concierto de HAMLET. He decidido exponerlas con motivo del cumpleaños de “La Ira”, ese disco que tantas satisfacciones les está reportando a todos los niveles. En parte es un regalo a los propios HAMLET que siempre se portan de bandera; en parte es un regalo a esta webzine que tan bien me trata; y en parte son ideas que necesito sacar, porque si me las dejo dentro, me queman.

Lo que viene a continuación, como digo, no es una crónica periodística al uso, y de hecho, no creo ni que acabe siendo una crónica, ni tan siquiera informal. Más bien es un hecho puntual tomado como excusa para poner de manifiesto una serie de sensaciones. La lluvia que no cesa, me ayudará.

Conocí a los HAMLET en una de mis escuchas de madrugada de la Emisión Pirata, y sólo me bastaron dos acordes de “Hombre del 2000” para darle al botón de grabar en el radiocassette. Recuerdo sentir un impacto brutal, como si me atropellara un tren y me disparara por un puente al vacío. Lo primero que me atrapó fue el juego de guitarras, de auténtica locura. Nunca había escuchado nada similar. Un baile a varios niveles que se conectaban como una tela de araña. La inigualable técnica vocal de Molly, rica en matices, fue lo siguiente que atrapó como esa araña de la red. Todo ello recubierto por una base rítmica de locura. El tema en sí a nivel compositivo, me pareció igual de insólito.  Para mí fue un shock. Ya entonces tenían un gran talento, ya entonces combinaban técnica, con complejidad musical y una potencia de infarto. Los años y el trabajo duro no han hecho sino apuntalar todo ello. Porque ese, y no otro, es sin duda el secreto de esta banda: el trabajo constante e incansable. No hay más misterio.

HAMLET02Por circunstancias de la vida, no pude ver un directo de ellos hasta muy tarde, en Murcia en 2014. Recuerdo que la intensidad de lo vivido era tal que, por momentos, mi precaria hipersensibilidad tenía que replegarse en su propio mundo para no verse superada en sus propias emociones. Y recuerdo también salir de esa sala con todos mis monstruos sublimados y la mente en paz. Como una especie de exorcismo colectivo.

El pasado 16 de enero de 2016, HAMLET literalmente triunfaron en Alicante, donde colgaron el “sold out”, convirtiendo el lógico agotamiento por una gira meteórica, en fuerza desgarradora con la que tiraron abajo una sala, la MareaRock, no muy grande y en la que se sintieron especialmente a gusto, dada su especial querencia a estar en contacto directo con el público. Una banda que no se permite un 99%, sino que tiene que alcanzar la perfección, nunca deja de sorprender y de hecho, superaron todas nuestras expectativas, que no eran pocas.

Como digo, fue demasiado intenso, demasiado emocionante, demasiado trascendente como para ponerlo en palabras. Un bofetón al alma del que tardamos en recuperarnos. La banda se fue creciendo progresivamente hasta llegar a la locura máxima, y todo -tiempo, espacio, personas…- todo desapareció. Pensaba que estaba acostumbrada a este tipo de experiencias místicas por tener algunas muy recientes.

Pero no, nunca debes dar por sentado que lo sabes todo: no estaba preparada para esto. Mi mente se olvidó de mi cuerpo y de mi YO hasta llegar a ser existencia pura, y cada segundo, cada nota, cada gesto de la banda se mimetizaba con los poros de mi piel hasta retorcer las entrañas y poner las tripas del revés. (Todo ello sin beber ni una gota de alcohol, porque no me dio tiempo por coger sitio). Tener a Luis Tárraga tan cerca me transmitió una energía que he tardado mi tiempo en digerir, me parece que sobra totalmente decirlo pero este tío es un MONSTRUO.  Me volví a casa bañada en lágrimas, de emoción pura, que no se me pasó hasta que no me dormí.

Al día siguiente me sentía como ya he dicho también, una resaca en el corazón de las duras, tocadísima…y me consta que no fui la única que se sentía así.
La gente con la que hablé después lo vivió exactamente igual que yo. Esta banda transmite un algo muy grande, y tiene dentro un ángel muy especial. Para mí, son los más grandes. Sin discusión.

HAMLET03Habrá innumerables historias de fans de HAMLET. La mía es la de una persona que se refugiaba en sus escritos, en sus estudios, y en su música, para sobrevivir a ciertas circunstancias muy difíciles de su vida. Cuando la frecuencia de mi radio sintonizaba una canción como ese “Hombre del 2000”, la grababa y la escuchaba hasta la saciedad. Ese tema me enganchó tanto, que creo recordar que me cargué el cassette. Ese tema, y tantos otros, eran literalmente una liana que me conectaba con la vida y con la esperanza en el futuro. Los directos de HAMLET, todos y cada uno de ellos, son catarsis que limpian toda la basura de mi interior. Todos y cada uno de ellos, son como volver a nacer. Sinceramente, creo que ni el grupo mismo sabe muy bien todavía el efecto que consiguen en la gente. Sólo con esto bastaría, pero encima cuando se apagan las luces, no guardan ni un ápice de divismo y se vuelcan con su gente. No tendrían la más mínima obligación de ser amables porque a nivel artístico cumplen de largo. Pero para ellos no es una obligación. Ni siquiera un mérito. Dicen que no son mejores que otras personas que atesoran sus propios talentos, pero ellos son catalizadores de los sueños de los demás.

Repito, hay muchas historias sobre HAMLET. Ésta es la mía.

Gracias siempre HAMLET.

FOTOGRAFÍA: MARISOL HUERTAS BAILEN (HIJOS DEL METAL). Gracias, amiga.

 firmaana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s