[opinión] De los odiadores profesionales y otras historias

haters01

Reedito otra de mis publicaciones en facebook, porque sí (la razón solo a mí pertenece). Tuve un profesor de oratoria que decía que en EE.UU cuando se veía a una persona con éxito, se preguntaban: ¿cómo. Aquí decimos ¿por qué?

A veces he escrito sobre el ego de algunos músicos, por cosas que he visto y he vivido personalmente; pero no quiere decir que no me escamen otras del lado de los seguidores. Lo que voy reivindicar es totalmente ajeno a mi simpatía, antipatía o indiferencia personal hacia las bandas. Solo tengo simpatía por los (pocos) que además, son mis amigos. El resto me despiertan la más glacial indiferencia fuera de ir al concierto, y volverme a casa cuando acaban. Pero no puedo con el poco respeto a los músicos que se tiene en España (a los nuestros concretamente), y a los artistas en general. Sangro por esa herida.

En una ocasión defendí públicamente a un músico que en ese momento, que me aspen si me caía bien porque había tenido un comportamiento, digamos poco elegante hacia mí. La razón, un “reputado” periodista musical, soltó una mentira sobre esa persona y simplemente publiqué: yo estuve en ese concierto, y lo que se cuenta (por supuesto degradante) es mentira. La razón es que no puedo con la injusticia, recaiga sobre quien recaiga. No puedo con el mal trato que se da a nuestro arte y a nuestros artistas. No puedo con la envidia, con el desprestigio, con la desvalorización gratuita, con la crítica destructiva. Y es indiferente la relación o no, simpatía o frialdad que me inspire esa persona.
Volviendo al presente. Esto no es un ataque hacia unos, ni una defensa hacia otros. Está inspirado en un comentario que YA ESTÁ BORRADO y es de hace tiempo así que no lo busquéis. Pero sí me sirve como excusa para una reflexión general.

Os planteo. Una banda de las más tochas del país, comparte un vídeo que se encuentra por ahí, grabado por una chavala en un cuarto de baño, sobre una de sus canciones más archiconocidas. No les tengo simpatía ni antipatía personal especial. No vivo de esto ni me gano la vida y tampoco los conozco demasiado. (Sí les tengo mucho respeto personal, sí me gusta mucho su directo, probablemente el directo nacional que más, y de las mejores letras y canciones que se han hecho y se hacen; pero ellos en sí me la bufan dicho desde el cariño). Pero volviendo al tema. Yo veo ese gesto, máxime cuando es una amiga tuya, una persona a la que aprecias personal y musicalmente a capazos, y me conmuevo. Si voy a comentarios, lo que se me ocurre es decir: Joder qué detallazo, chica qué bien cantas, alegrarme por ella en suma. ¿En qué momento de la línea espacio temporal a alguien le cambia el chip y dice “¡Diantes!Se me ocurre que voy a comentar aquí que no me gusta el set list que llevan en sus conciertos. No tengo ni idea de sus conciertos ni del set list, ni siquiera qué conciertos han hecho o no,,, pero ¡qué demonios! ¡Voy a hablar de eso! Y además digo que esta canción que canta esta chavala (a la que no voy a prestar la más mínima atención) no la cantan nunca, cuando es una canción que siempre cae”. Con dos cojones.

Vamos a ver, yo desde mi corto entendimiento: ¿En qué momento un gesto bueno de una banda, un detalle, se convierte en pretexto para colar una “crítica constructiva”? Basada en la más siniestra ignorancia. Ineptitud defendida con la mayor pachorra del mundo. Y encima el chaval se ofendía porque le contesto con la más absoluta de las diplomacias (haciéndole un favor por otra parte, para que no le frieran a comentarios en otro tono menos amable): Precisamente ese tema es muy importante para la banda, por razones que no nos incumben. Precisamente este tema lo tocan siempre pese a las críticas que (SÍIII) también reciben por repetirlo. Es como si a mí me plagias un artículo de música (me ha pasado), y resulta que me has venido a plagiar (joooder qué casualidad) el de un disco que para mí fue vital en ese momento de mi vida. Me duele tu ignorancia, pero me duele más el objeto de tu ignorancia: me has atacado con algo muy sagrado para mí.

Por eso salté, y por eso contesté. Porque veo una injusticia que siempre se vaya con la crítica y el machaque por delante hacia los grupos. HAGAN LO QUE HAGAN. Y aunque se dejen los bemoles para ser profesionalmente excelentes al cien por cien Y ante la injusticia salto, aunque no me caiga bien la persona. Porque es la injusticia en sí misma lo que me molesta.

Hay bandas que llevan más años en la música de los que tengo yo, que ya es decir, y tienen temas que son fijos en sus conciertos, pese a tener un amplio repertorio. Bien. También echo yo de menos temas en muchos grupos, pero por razones que se nos escapan, tienen los suyos fijos. Es su banda, y tienen que tocar y componer, los primeros, para ellos. Esto es como las empresas: Haz tú la tuya (con lo que cuesta) y defiéndela a tu forma. A lo que voy… no, en serio chaval ¿Eso es lo que destacas? El grupo sube un vídeo casero de mi amiga, ¿y tiras ahí? Encima me pongo a darte datos, y no da ni una ni en datos, ni en fechas. Dice que no la tocan en tal festi (al cual en ese momento no habían ido nunca), dice que no cantan tal tema el cual nos sabemos de memoria de los directos.

No vas a leerme porque no te tengo en ninguna red y no va dirigido a ti, y por otra parte tampoco es un ataque personal hacia nadie (estoy usando la anécdota de excusa o punto de partida para hablar de una conducta que veo a diario) pero mira que fui diplomática pese a que dices que te machaqué. ¿Qué chip se te funde en el cráneo cuando ves un detalle de una banda, y dices, “¿Pero qué demonios?, es el puto momento perfecto para hacer una crítica constructiva, basada en mis profundos conocimientos melómanos” Pero estamos locos? Yo pienso “qué bien”, la escribo, qué alegría, comento, e incluso ¡qué coño! Lo haces muy bien. Me mueven sentimientos positivos.

El caso es hundir. Si un grupo es potente habitualmente y saca un disco intimista, crítica crítica crítica furibunda. Que saca un disco más fuerte de nuevo, que logra gustarle a toooodos los amantes tanto de una época del grupo como de otras más minoritarias. Pues a ver… ¿No hay que criticar nada? Lo están haciendo todo bien? JODER, ME LO INVENTO PUES. ¡Claro que sí! Y aquí en medio, en este detallazo con una fan. Que pega mucho. Con dos cojones. ¿Por qué? ¿Por ganar notoriedad? ¿Por promocionarte? ¿Se te ha ocurrido para ello utilizar algún…-llámame loca- talento propio? ¿Hola? ¿Hay alguien?

Que si un músico tiene que salir a escena, aunque se le haya muerto el perro o se le salgan las tripas, o eche de menos a su familia, sale con una sonrisa y la mejor de las actitudes casi siempre. Si ese día no te puede dar una púa, o te da una mala contestación, un tío que siempre lo hace todo bien en lo profesional y en lo personal, pues practicamos esa cosa que se llama empatía, respeto, joder, sentido común.

Estoy hablando de los HAMLET, no es ningún secreto para nadie. Una gente que si por algo se caracteriza es por su elegancia (que no es vestir de marca) y amabilidad, el respeto y delicadeza máxima con que se conducen para con los fans y compañeros de profesión. Por su nobleza en suma. Pasa con muchas bandas más (SKUNK DF o AVULSED son las más recientes de las que puedo decir esto) pero lo que narro aquí lo vi en su muro y es donde cogí la inspiración. Voy a contar una cosa, sí, la décima parte de lo que me pasa frecuentemente, a veces a diario, y si sólo narro una mínima parte es porque hay comentarios que me da VERGÜENZA AJENA reproducir: que se me intente convencer de que retire mi simpatía hacia esta gente en base a cosas que yo no sé. Pues bien, cuando conmigo muestren comportamientos que corroboren tu versión, daré por ratificada tu teoría y haré tu opinión propia. Mientras, la mía se debe de basar en mi propia vivencia, no en la tuya. Eso por un lado. Y por otro, que se me ataque a nivel personal calificándome de una y mil maneras. Tres narices me importa. Lo que sí me parece cuanto menos curioso y surrealista es que la gente se meta en mi cabeza, en MI vida, con la sola intención de hacerme cambiar de rumbo. ¿No tienen nada mejor que hacer? Porque yo no paro un segundo y no me da tiempo a entrar en la vida de nadie, mucho menos a hurdir un plan para desprestigiar: a una banda, empresa, negocio, circo o su santa madre. Yo sólo pido a la vida paz, y respeto a mi espacio personal. ¡Y diantres que ni eso! ¿Pero yo me meto con alguien? ¿Pues no estamos en la música para disfrutarla, para sentirla, para vivirla? Como decimos en Murcia, ¡qué porculo!

Porque esa es otra. Si yo a mi humilde nivel en la tarea que por amor al arte desarrollo, muchas veces me agobio de las exigencias de mi entorno, de la gente hablando en plata, esta peña al suyo, no me quiero ni imaginar cómo capean el temporal que les debe de venir a diario. Pues lo hacen y muy bien. Haters, aprovechados, trepas incluidos que los hay y a punta pala. ¿Vemos las horas que ensayan, los años que llevan currando, los fracasos, cómo han superado las malas épocas que han podido tener? Nooo, claro que no. Mejor vamos a inventarnos una caterva de sandeces sobre ellos. Que es más divertido.

(Yo no vivo de esto, ya he dejado claro que me la bufa y de hecho, por bufármela me he metido en más de un berenjenal; que bien tengo mi carrera que me ha costado muchos años conseguir y desarrollar. Pero aunque lo hiciera, creo que hasta por puro interés personal no me conduciría de forma tan imprudente ya que en mi trabajo habitual, mal nos iría si no guardáramos ciertas composturas y comportamientos de prudencia tanto hacia clientes, como hacia compañeros. Por eso justo entiendo menos ciertas cosas.)

No chaval yo no te machaco. A los que se machaca es a los músicos nacionales (tratándolos en algunas salas como perros callejeros, pagándoles poco y mal), a los artistas, a los actores, a los pintores, a los poetas (que no pueden sacar sus libros a la calle), a los científicos que tiene que irse del país para no acabar en la cola de la beneficencia, a los obreros sobreexplotados. Etc. Eso sí, que venga una banda extranjera, que le hacemos la ola.

Nos comen los celos, destruimos a los triunfadores en vez de preguntarnos ¿cómo co… lo han hecho, para yo hacerlo igual a mi manera? Nos molesta la gente feliz, triunfadora, talentosa. No valoramos lo que cuesta el arte, lo que VALE, y se nos abre el orto ante un analfabeto funcional que ha especulado y ha conseguido ganar mucho dinero. Nos fríe la competitvidad mala, la perniciosa. No respetamos a los maestros, a los que saben más que nosotros. No tenemos los valores de la vieja escuela, de la deferencia, de la colaboración, de la solidaridad. No tenemos HONOR. NO VALORAMOS EL ARTE. NI LA CIENCIA. NI LA CULTURA. NI A LAS PERSONAS. Y así nos irá, arrastrados como babosas.

Si has llegado aquí siento el rollo. Es deformación profesional: No me enciende la persona sino la injusticia en sí. Que me aspen si gano algo con esto. Más bien pongo mis no muy abundantes medios en la enfermedad crónica que es la música. Pero hay cosas con las que no puedo. Precisamente porque amo la música.

Respeto a nuestros artistas, por favor. La cultura es nuestra salvación.

firmaana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s