[opinión] Luis Tárraga

luistarraga01

Hay contados músicos a los que les dedicaría un artículo. Algunos de ellos ya lo tienen. El otro era Luis, y pocos más. La idea se me ocurrió con la cercanía de su cumpleaños. Es así como pensé en recopilar en una sola publicación, -que no sé ni si se la podrá llamar artículo-, todos los comentarios que he ido desgranando puntualmente sobre él, expresados con la misma naturalidad con la que él mismo se conduce, imantados por todo lo que nos enseña, y desde el enorme respeto y aprecio que es capaz de llegar a inspirar.

Conocí a Luis personalmente gracias a una entrevista. Lo habré podido contar millones de veces (me empiezo a parecer al abuelo Simpson, lo sé). Colaboro en un programa de radio rock de las que se llaman radios libres, y acudí a contemplar la grabación telefónica que se habría de incorporar luego al programa. No llevaba nada preparado. Estaba con fiebre y una gripe de campeonato, de hecho, pero hice el esfuerzo por ir. En un momento dado, a traición y sin avisar, mi dire de la radio me abre el micro para que hable con él. Y lo que se me ocurre es comentar el último concierto en que nos vimos: en una sala pequeña de Alicante, la MareaRock, donde estuvieron especialmente inspirados ya que pudieron estar muy en contacto con la gente, como les gusta. Lo que en principio era una entrevista se transformó en una charla de barra de bar rememorando anécdotas de un bolo, pasando a otros temas como conciertos en general, el último disco, los anteriores, opiniones y sentimientos expresados con tono mucho más de colegueo que periodístico, reivindicación, risas y buen rollo total. Todo ello ante la atónita mirada de mi director del programa y la mía propia, dado que no lo conocía y no me lo esperaba.

Me explico. Nosotros somos una radio pequeña, y más de una vez nos han dado calabazas mindundis que se creen estrellas, porque no tenemos el suficiente caché. Que vamos, tanto nos da: ponemos dos canciones más y listo papeles. Pero que un tipo que está en lo más alto tuviera ese talante, nos conmovió. Después de esa entrevista (con récord de descargas en el podcast, en parte porque Hamlet la compartieron en su web cosa que muchas otras bandas más minoritarias no han hecho), vino el caos: pero un caos genial. Comenzamos a recibir llamadas de mánagers, algunos de bandas muy tochas, para entrar en nuestro programa, a un ritmo de locura. Yo le dije a mi director una frase que bien podría haberse sacado de “Lo que el Viento se Llevó”: “Quieren la misma entrevista que con Luis. Pero hay un impedimento: no son Luis”.

Y ¿quién es Luis? Alguien absolutamente transparente a quien para empezar, le abruman los halagos dada su timidez, alguien que reivindica su humanidad, su “natural imperfección”. (Probablemente porque sabe que quien te idealiza es quien no te da el derecho a errar, y es por tanto quien te hunde). Que esté tranquilo, aquí no se va a hacer ningún panfleto electoral. Precisamente es esa “imperfección” su mayor encanto. Ya no tanto ésta, como su honestidad, el hecho de mostrarse a sí mismo sin máscaras y con la más descarnada de las franquezas. Pero sí se va a hacer justicia, en el sentido de que no voy a decir nada que sea mentira, al menos desde mi propia observación y vivencia.

luistarraga02Verle tocar la guitarra de cerca es una experiencia de las intensas, de las que te dejan con resaca del corazón; así lo he contado más de una vez pero no se me ocurre símil mejor. Es un auténtico monstruo, que desprende una energía la cual te recarga y a la vez te golpea hasta las entrañas, con una técnica única que ya la tenía hace veinte años, y ahora es una brutal locura. Yo no recuerdo haber conocido en nadie lo que él hace con una guitarra en un directo, ni todo lo que transmite: en una ocasión llegué a volverme a casa de un concierto bañada en lágrimas sólo de haberle visto tocar la guitarrra a él, con las emociones totalmente desbordadas. Pulsa teclas que ni sabías que existían, retorciendo las cuerdas detrás de ellas hasta hacer sonar melodías ignotas e inexploradas en tu interior. Todo ello con las seis cuerdas de su guitarra. Lo más curioso es que al día siguiente, cuando hablas con amigos, te dicen que están igual: completamente trastornados, como atropellados por un camión. En suma y resumen, Luis Tárraga es un currante nato, un MAESTRO de los de escribir en mayúsculas.

Por eso contrasta tanto la persona llana y sencilla que te encuentras detrás. Aunque bien pensado, sólo de una sensibilidad extrema se puede sacar tanta fuerza artística. Pero a pesar de todo lo relatado, la primordial característica de Luis es su inmenso corazón, su bondad que junto con una sensibilidad acusada, puede llegar a dejarte bastante expuesto si no te atrincheras con las defensas adecuadas. (Dejemos a nuestros artistas que se protejan en su privacidad, que se recarguen. Sólo así podrán dar aquello por lo que vamos a verlos).

Con todo y con eso, lo que Luis profesa hacia sus seguidores va mucho más allá de la mera imagen de márketing o incluso del respeto o la interacción artística y profesional: Luis Tárraga coge afecto personal hacia sus fans, crea vínculos uno por uno. Pero es cariño del verdadero, del que te llega a borbotones y sin cortapisas. Con Hamlet en general te sientes como parte de una gran familia, porque ellos lo tienen configurado así. Luis en particular es amigo y compañero, tanto con público como con bandas…humano en suma. Yo al menos, es lo que he visto. No podría enumerar los amigos y conocidos míos de grupos a los que Tárraga ha subido a cantar o tocar la guitarra en un directo, por iniciativa suya, porque no son uno ni dos. Tampoco podría enumerar los detalles que ha tenido conmigo o que han llegado a mis oídos desde todos los ámbitos.

luistarraga03

Luis Tárraga es en suma un tipo transparente, sumamente entrañable, con su genio, con su temperamento que, como digo, es parte de su encanto; con sus escudos que no le aguantan ni dos asaltos. Porque acaba tirándolos ya que necesita estar cerca de la gente, saludar, recibir ese cariño. No es un rol. Realmente lo necesita. Verdaderamente un amigo lo describió muy bien cuando lo conoció en el Marea y dijo -en murciano castizo-: “atiende qué bonico es”. O  bien “es un encanto”, también lo he llegado a escuchar, y un largo etcétera de expresiones en gente que le conoce, más de cerca y más años que yo. En suma, un diez de persona. Que por más palabras que siguiera poniendo, no alcanzarían a describirle. Tampoco hace falta. Luis Tárraga es puro amor por la música sin aditivos. Luis es, él mismo, amor puro. O casi. “La perfección no es lo natural”.  Y ¿quién quiere a esa sosa?

Se me olvidaba. Feliz Cumpleaños.

Fotografías cedidas, respectivamente y en orden de aparición, por:

UNAI ENDEMAÑO, fotógrafo profesional (encabezamiento)

ÁLVARO ROJAS PEÑA (cuerpo)

“APACHE” MIGUEL ÁNGEL GARCÍA VARELA (cierre)

Y hablando de la humildad de los grandes, ya que una ha sabido dónde tenía que ir a pedir (y dónde no), entendí que estas fotos ilustraban muy bien el fondo de este artículo, mucho mejor que mis palabras. En cualquier caso, ninguno ha vacilado en dármelas cuando he dicho para lo que era y para quién.

¡Mil gracias!

firmaana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s